¿Qué son las plazas de movilidad reducida?

“Los principales centros de actividad de las ciudades deberán disponer de plazas de aparcamiento reservadas y diseñadas para su uso por personas con movilidad reducida. Como mínimo una de cada cuarenta plazas o fracción, independientemente de las plazas destinadas a residencia o lugares de trabajo, será reservada y cumplirá con los requisitos dispuestos en este artículo.

Deberán ubicarse lo más próximas posible a los puntos de cruce entre los itinerarios peatonales accesibles y los itinerarios vehiculares…”

¿Respetamos las plazas para personas con movilidad reducida?

Diversidad al día sale a la calle a preguntar sobre las plazas reservadas para personas con movilidad reducida.

“No respetamos los espacios, sino tampoco a las personas con movilidad reducida”, nos comenta una joven. Menciona que las personas estamos olvidando para qué fueron construidas esas plazas y aparcamos sin más, haciendo caso omiso de las señales y las necesidades que tienen las personas con movilidad reducida.

Cinco minutos para aparcar complican y dificultan el acceso

Hay personas que van en coche y al no encontrar sitio para aparcar observan que la plaza para personas con movilidad reducida está desocupada. En ese momento ven la oportunidad y aparcan para gestionar sus asuntos, aunque sean cinco o más minutos. En cambio, cuando la persona que realmente lo requiere se encuentra que el espacio reservado está ocupado por alguien que no ha tenido ninguna consideración y ha aparcado solo por comodidad. No son los cinco minutos. El problema es que ese espacio es exclusivo para personas con movilidad reducida.

¿A qué se enfrenta esta persona con movilidad reducida? A tener que buscar otro sitio de aparcamiento lo que significa mayor distancia del punto donde tenía que realizar sus gestiones. Los inconvenientes de desplazarse con silla de ruedas o muletas del sitio donde dejó aparcado el coche hasta el lugar donde tiene que ir.

Es una cuestión de educación vial y sentido común

A pesar del sentido común, es el menos común de los sentidos. Por pensar de manera individualista dejamos de lado a los demás, pero sobre todo, a un colectivo que enfrenta más dificultades en su día a día, como son las personas con movilidad reducida.

Comenta Juan Ángel, otro de nuestros entrevistados, que en Albacete hace unos años atrás había más conciencia sobre los espacios destinados a personas con movilidad reducida. Sin embargo, actualmente esta preocupación y responsabilidad se ha visto más relajada. Podría decirse que el tema de la educación vial no se le está poniendo la atención debida.

Temas como la movilidad reducida nos hacen reflexionar.

Comenta Juan Ángel que en ocasiones los medios de comunicación nos bombardean con temas que no son tan interesantes. En cambio, temas como el que está sacando Diversidad al día nos hacen reflexionar y tomar conciencia de asuntos que tienen mucha importancia para la sociedad.

¿Cómo podrías contribuir para que temas movilidad reducida, entre otros temas de las personas con discapacidad tengan visibilidad y fomentemos una buena educación vial y de derechos humanos? La respuesta es fácil. Compartiendo este post y el video en tus redes sociales. Así ayudas a que cada día sumemos.

Tal vez otros  de nuestras publicaciones te podrían interesar y compartirlas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar
Share This