CERMI pide a Derechos Sociales prioridad al colectivo de mujeres y niñas con discapacidad

Durante una reunión con el secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez, celebrada a petición de la propia Secretaría de Estado, con el fin de conocer de primera mano las reivindicaciones de las mujeres y niñas con discapacidad.

(Madrid, 4 de marzo de 2020). – Una delegación de la Fundación CERMI Mujeres (FCM) planteó este jueves a la Secretaría de Estado de Derechos Sociales la necesidad de dar “máxima prioridad” a las mujeres y niñas con discapacidad en la actual legislatura para acabar con la discriminación interseccional que sigue sufriendo esta parte de la ciudadanía.

Así lo expresó la FCM durante una reunión que la entidad mantuvo este jueves con el secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez. Dicho encuentro tuvo lugar a petición de la Secretaría de Estado, “proactividad” que agradeció CERMI Mujeres.

La presidenta de la FCM, Concha Díaz, repasó la trayectoria de la entidad en favor de los derechos de las mujeres y niñas con discapacidad, así como de sus cuidadoras, “ya que es la gran prioridad que nos mueve, antes incluso de habernos constituido como entidad”.

Existen más mujeres con discapacidad que hombres…

Por su parte, la vicepresidenta ejecutiva, Ana Peláez Narváez, destacó que existen más mujeres con discapacidad que hombres, no solo por una mayor esperanza de vida, sino por circunstancias como una mayor exposición a la exclusión social y la pobreza, a la violencia, y a prácticas nocivas como abortos coercitivos, esterilizaciones no consentidas y barreras de acceso a la sanidad en determinadas ocasiones, entre otras.

La invisibilización es también una forma de viiolencia

Para revertir esta situación, pidió que las políticas públicas tengan en cuenta la “doble perspectiva de género y discapacidad”, así como que las mujeres con discapacidad sean reconocidas como mujeres, “porque ante todo somos eso, mujeres, y la invisibilización es también una forma de violencia”.

Planteó también la urgencia de garantizar los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres con discapacidad y proporcionarles los apoyos necesarios para tomar sus propias decisiones; acabar con el sistema de incapacitaciones judiciales y con los obstáculos de acceso a la justicia, y prohibir en el Código Penal las esterilizaciones forzosas, “que no protegen, sino que exponen a las mujeres y adolescentes con discapacidad en mayor medida a sufrir abusos”.

Elaborar una macroencuesta específica sobre violencia de género contra mujeres y niñas con discapacidad para arrojar más luz sobre este problema; impulsar el envejecimiento activo de las mujeres con discapacidad, y reforzar las políticas de empleabilidad de la población femenina con discapacidad son otras de las reivindicaciones expuestas por Peláez Narváez. En este sentido, mostró su “enorme confianza” en el actual “momento político” para “seguir avanzando” porque queda “mucho por hacer”, para lo que “es necesario trabajar de manera interseccional”.

La implicación de las mujeres en la vida social y política

Tras las demandas de CERMI Mujeres, Nacho Álvarez explicó que su prioridad en esta primera fase de puesta en marcha del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 es “escucharos a las entidades que más tiempo lleváis trabajando en favor de la mejora social”. Además, Álvarez reconoció la “especial sensibilidad” del problema de las esterilizaciones forzosas y aseguró que se trabajará de cerca para acabar con esta situación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar
Share This