La tasa de paro en ese colectivo en la Comunidad alcanza el 26,7%, casi el doble que la general

Los trabajadores discapacitados de Castilla y León tuvieron en 2017 un suelo medio bruto de 17.167 euros, lo que les sitúa a la cola del conjunto de España, sólo por delante de Canarias, donde el salario fue de 16.562 euros, y con el mismo nivel que Castilla-La Mancha y Extremadura.

En comparación con el conjunto de asalariados de la Comunidad, las personas con discapacidad cobraron de media 4.872 euros menos.

Aragón, Navarra, La Rioja y País Vasco se situaron en cabeza con salarios por encima de los 20.400 euros, seguidas de Cataluña, Comunidad Valenciana y Baleares, donde superaron los 20.100 euros.

En Madrid se situaron por encima de los 19.800; en Galicia, Cantabria y Asturias rondaron los 19.100 euros y en Andalucía bajaron hasta los 18.873 euros, según un informe del Observatorio sobre Discapacidad y Mercado de Trabajo de Fundación ONCE (Odismet).

La tasa de actividad de las 93.700 personas con discapacidad reconocida en Castilla y León en 2017 se situaba en el 35,5 por ciento, cinco décimas por encima de la media nacional. Además, la tasa de empleo era del 26,1 por ciento, seis décimas por encima del conjunto de España y la tasa del paro del 26,7 por ciento, ligeramente superior a la media nacional (26,2 por ciento) y casi el doble que la tasa general de la Comunidad, que ese año se situó en el 13,7 por ciento.

En el informe también se destaca que el total de las personas discapacitadas contratadas en Castilla León son 17.983, de las que 6.371 tienen contratos específicos y 4.739 trabajan en centros especiales de empleo. Además, el 80,9 por ciento de los trabajadores tienen un contrato a jornada completa, porcentaje que se sitúa por debajo de la media nacional, que alcanza el 82,4 por ciento.

Además, en un función de los estudios, el nueve por ciento de los discapacitados de la Comunidad tienen estudios primarios, el 61,6 por ciento cuentan con formación secundaria y el 29,9 por ciento con estudios superiores. Por franja de edad, elc

Riesgo pobreza

Por otra parte, en el informe de Odismet se advierte de que el 36,9 por ciento de los jóvenes con discapacidad en España se encuentran en situación de riesgo de pobreza o exclusión social en España. En este sentido se argumenta que en 2018 se realizaron en el conjunto de España 4.363.139 contratos a jóvenes, de éstos, tan solo 23.790 fueron para jóvenes con discapacidad. Es decir, solo un 0,5 por ciento de los contratos cuando los jóvenes con discapacidad -menores de 25- representan el 2,3 por ciento de la población en este rango de edad.

Las condiciones laborales de los contratos formalizados reiteran un escenario precario, inestable y frágil. Los jóvenes con discapacidad cobran un salario medio bruto anual de 13.238,9 por ciento, lo que supone 3.065 euros menos que aquellos sin discapacidad. Además, El 71,9 por ciento de los jóvenes con discapacidad ocupados tienen un contrato temporal y un 53,3 por ciento tienen una jornada parcial.

Ante tales evidencias de desprotección y discriminación, el Grupo Social ONCE colabora para paliar esta esta situación. Así, en 2018 contrató a 1.731 jóvenes con discapacidad y 7142 se beneficiaron de acciones formativas impulsadas por él.

leonoticias.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar
Share This