Un equipo de ingenieros biomédicos de la universidad de Newcastle ha desarrollado una prótesis de mano capaz de ver y reconocer los objetos cercanos, y de esta forma, poder cogerlos con mayor precisión.

Gracias a una cámara integrada, la mano biónica puede registrar la forma del objeto que tiene delante, moviendo automáticamente los dedos para adaptarlos mejor al objeto. En este sentido, la mano artiócial imita los movimientos de una mano normal cuando vemos un objeto que queremos coger. Una gran diferencia respecto a las prótesis corrientes, pues esta “puede reaccionar instintivamente sin pensar, como una mano corriente”, señala el doctor Kianoush Nazarpour, profesor de Ingeniería Biomédica de la universidad de Newcastle.

La mano biónica está programada para moverse en cuatro posiciones de agarre diferentes dependiendo de la forma del objeto que reconozca la cámara. Dicha cámara funciona con un ordenador que “es capaz de aprender distintas siluetas de objetos y agruparlas para asignarlas a una forma de agarre”, dice Ghazal Ghazaei, investigadora líder del proyecto. Esta tecnología se vale de redes neurales para que el sistema reconozca las formas de objetos. Algo revolucionario en el mercado de las prótesis, pues hasta ahora las manos biónicas se movían recogiendo señales eléctricas de los músculos, un sistema que requiere de “mucha concentración, práctica y tiempo por parte del usuario”, señala el doctor Nazarpour.

La nueva tecnología prostética evita todas esas molestias, según han podido demostrar varios voluntarios con amputaciones. “Esta prótesis ofrece por primera vez una alternativa real para los amputados”, aórma Doug McIntosh, quien perdió su brazo derecho debido a un cáncer. “Tener una prótesis de mano que no solo parece realista sino que también funciona como una mano real podría reducir el tiempo de recuperación física y mental para los amputados”, añade.

http://famma.org