El servicio de Rehabilitación del hospital la Plana y un dictamen del fisioterapeuta que atendió a Raúl Ventura en los últimos años avalan la restitución del servicio domiciliario

14222594051003

Además de la indignación, la acción. La familia del joven de Betxí Raúl Ventura no se ha resignado después de perder la prestación del servicio de fisioterapia que su hijo, discapacitado al 98% y en coma vigil desde 2001, recibía a cargo de la Conselleria de Sanidad.

Como ayer publicó EL MUNDO Castellón al Día, la administración autonómica ha decidido suspender la asistencia prestada al joven de 27 años a pesar de que, actualmente, su estado es el mismo que tenía cuando comenzó a recibir domiciliariamente el tratamiento de fisioterapia.

La familia ha decidido presentar un recurso ante la propia Conselleria de Sanidad para que la administración autonómica reconsidere la sorprendente medida que ni el padre ni la madre se explican a la vista del esfuerzo físico que les supone el cuerpo inmóvil de Raúl para evitarle llagas o más rigidez.

En su reclamación administrativa ante la Conselleria de Sanidad, la familia del joven discapacitado al 98% y en coma vigil ha presentado dos informes médicos, uno del hospital La Plana y el otro del propio fisioterapeuta que ha atendido en los últimos años a Raúl.

Todos los años
El hospital de la Plana era el centro sanitario que todos los años emitía un dictamen para prorrogar el servicio de fisioterapia a domicilio en la residencia familiar de los Ventura en Betxí.

Este año, como venía ocurriendo también en los anteriores, el hospital se pronunció a favor de que se mantuviera el servicio. La Conselleria, por el contrario, se pronunció en la dirección opuesta.

La madre, Amalia, que desde hace casi un mes intenta emular lo que tantas veces ha visto hacer al fisioterapeuta, denuncia que la retirada de este tratamiento se debe a los recortes y que esta decisión puede tener consecuencias muy graves para su hijo.

Aunque ella no entiende muy bien las consecuencias médicas que apuntan los expertos derivadas de esta retirada asegura que sin el fisioterapeuta su hijo «se engarrota mucho más, me cuesta el doble vestirlo y no puedo cargar con él (pesa cerca de 70 kilos y mide 1,80 cm) para trasladarlo a su silla», dice Amalia, quien pacientemente cambia a su hijo dos veces al día desde la cama a la silla. Todo un esfuerzo que le pasa factura, pues la mujer tiene problemas de espaldas, lumbalgias que también sufre en silencio su marido, en los últimos años de la carrera laboral de cualquier hombre. Su jubilación deberá adelantarla si la decisión de la Generalitat no se cambia.

La decisión de Conselleria también sorprendió al fisioterapeuta que desde hace ya 9 años acudía tres veces por semana al hogar de Raúl para que su inmovilidad no tuviera consecuencias más negativas para su salud. «Considero que los tratamientos de fisioterapia pueden reducir los efectos nocivos que conlleva la inmovilidad de los pacientes en coma como Raúl», asegura V.J.O., el fisioterapeuta que ha atendido a Raúl y que ha emitido un informe para dejar constancia de las múltiples y graves consecuencias negativas de retirar al paciente el tratamiento que recibía y así también la necesidad de que dicho tratamiento se lleve a cabo por un profesional y no por personas entrenadas para estas funciones, ya que carecen de la formación cualificada.

Este informe se suma al del hospital La Plana que, precisamente, realizaron desde el servicio de Rehabilitación del centro sanitario.

Ahora será la Conselleria de Sanidad la que, atendiendo a la reclamación de los padres y la evidencia de ambos informes, resuelva si restablece la fisioterapia a domicilio o si, por el contrario, mantiene la suspensión de la prestación tan importante para el bienestar del joven betxinense.

elmundo.es