La consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, ha asegurado que el Gobierno de Castilla-La Mancha quiere que la Ley de acceso al entorno de personas con discapacidad acompañadas de perros de asistencia entre en vigor en 2018 y ha confiado en que tenga “consenso” de todos los grupos parlamentarios.

La consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, durante el encuentro que ha mantenido con el presidente de la Organización Nacional de Ciegos (ONCE) de Castilla-La España, José Martínez

Sánchez se ha pronunciado así, en atención a los periodistas, con motivo de la reunión con el presidente de la Organización Nacional de Ciegos (ONCE) de Castilla-La España, José Martínez, en la que ha habido representación del Comité de Entidades Representantes, en el inicio de la redacción del anteproyecto de Ley de acceso al entorno de personas con discapacidad acompañadas de perros de asistencia.

La consejera ha informado que ya se cuenta con un borrador que “nos ha anticipado la ONCE” y que la intención es que este acabado este año con el objetivo de que se pueda aprobar en 2018, siguiendo “el compromiso del presidente”, y “vamos a trabajar para que tenga el consenso unánime de todo el Parlamento regional”.

Ha concretado que en torno a 60.000 personas tienen grado de discapacidad y de ellas unas 17.000 con alguna deficiencia visual, aunque ha advertido de que hay distintas estadísticas.

Aurelia Sánchez ha explicado que la normativa, que situará a la región “a la vanguardia de las comunidades” en accesibilidad, contemplará aspectos “tan importantes” como la definición de lo que es o no un perro de asistencia, los derechos y deberes de los que llevan perro y las entidades de adiestramiento, así como la regulación del propio acceso a locales públicos y privados.

El futuro borrador, ha añadido, incluirá un registro de perros de asistencia para las distintas discapacidades, visual, auditiva, física o de transtorno del desarrollo, con epilepsia o autismo, y los casos de los canes, de asistencia, de guía, de acompañamiento o de aviso, entre otros aspectos.

Y ha hecho especial hincapié, además del máximo respeto hacia los animales, en que “esta legislación va a permitir conocer derechos y obligaciones de las personas discapacitadas que llevan animales”.

De igual forma, ha confirmado que el Ejecutivo regional trabajará en un plan de fomento de la accesibilidad “de carácter transversal” y ha incidido en que la nueva normativa “ofrecerá seguridad jurídica de las personas con discapacidad”.

Unas premisas con las que ha coincidido el presidente de la ONCE de Castilla-La Mancha, José Martínez, quien ha valorado que la Junta “cogiera el testigo, de forma valiente” cuando el año pasado celebró la Fundación el 25 aniversario del Perro-Guía.

Martínez ha declarado que “nos encantaría” que en trámite parlamentario en las Cortes regionales “se aprobara por unanimidad de todos los grupos, fuera una ley de consenso, como todas las leyes que afectan a las personas con discapacidad de la comunidad”.

Según el presidente regional, la ley ofrecerá “seguridad jurídica porque nuestros usuarios siguen teniendo dificultades a la hora de acceder a establecimientos públicos, transporte público, y esto da seguridad al usuario, al animal y garantiza derechos”.

“Permite, sobre todo, avanzar en la regulación que ahora se sustenta en nuestra región en la ley de accesibilidad que, por cierto, ya es bastante antigua y hay que avanzar en ella, y en el código técnico de accesibilidad, que este recogido en una ley que es fundamental para nosotros”, ha recordado.

Martínez, para encontrar un punto común en “la ley manchega”, ha invitado a todos los parlamentarios a visitar las instalaciones de la Funcación ONCE para que “conozcan el proceso, el mimo y garantías absolutas hacia los animales, y del usuario final”, ha zanjado.

clm24.es